Nuevas recetas

¿Cuál es el mejor camión de comida de Estados Unidos? Responda nuestra encuesta

¿Cuál es el mejor camión de comida de Estados Unidos? Responda nuestra encuesta


Ayúdanos a decidir qué camiones de comida son los mejores de Estados Unidos.

¿Qué cocina móvil sirve el mejor bocadillo de Estados Unidos? Es una pregunta bastante fácil de hacer, pero con la gran cantidad de camiones de comida fenomenales en nuestra gran nación, no es tan fácil de responder. Ahora, necesitamos su ayuda para clasificarlos.

Realice la encuesta de The Daily Meal para los 101 mejores camiones de comida en Estados Unidos 2015

Para nuestras listas anteriores de los mejores camiones de comida en Estados Unidos, desde 2014, 2013, y 2012 - Nos basamos en la investigación y las opiniones de editores y figuras destacadas de la industria alimentaria. Este año, queremos que todo se trate de las elecciones de la gente. Después de todo, si alguna vez hubo una institución gastronómica que es para la gente, por la gente, es un camión de comida.

Algunas notas: solo camiones será considerado. Si es un remolque o un carro, si no está sobre cuatro ruedas y no puede moverse por sí mismo desde el ticket de estacionamiento al lugar de estacionamiento, no se considerará. Algunas ciudades (especialmente la muy querida Portland, Oregón) nos duelen: muchos de sus "camiones" de comida no pasarán el corte porque no están bien, camiones. Además, esta es una lista de comida camiones. Los camiones que solo hacen magdalenas o café son camiones de magdalenas o café, no Camiones de comida. Tampoco se considerarán los camiones de postres.

Eche un vistazo a las del año pasado 101 mejores camiones de comida en Estados Unidosy ayúdanos a mejorar nuestro ranking. Este año, la lista está en tus manos.


Secretos de los mejores sándwiches de Estados Unidos

Hay un lugar en Austin, Texas, llamado Noble Pig, y todos estos tipos tienen una formación gastronómica, y están tan por encima de la estructura corporativa y el beso de culos, y fundaron este lugar. Hornean su propio pan y mdash, lo único que no hacen son las patatas fritas. Había ido a probar el pastrami de pato. Dije: "¿Qué es lo que aman?" Y ellos dijeron: "La lengua de ternera chamuscada". Dije: "¿De verdad?" Pero lo hacen. Lo cuecen de siete a nueve horas, y es extraordinario. Luego toman cebollas verdes y las echan en su ahumador, y las fuman al mismo tiempo que el pato y la panceta, para que se caramelicen. Nunca pensé en hacer cebolla verde ahumada. Y estoy tan cansado, estoy como, Oh, he tenido ese sabor, lo que sea. Pero no hay nada igual en el planeta. ¿Y con pan casero? Es ridículo.

Cuando se me ocurrió la idea, En cierto modo sabía a dónde quería ir, pero había algunos lugares en los que había pasado un tiempo limitado. No te voy a mentir y mdash había presión de la red. Realmente creo que, como anfitrión, su palabra y su integridad y mdash es su comercio.

Otorgado, Realmente no he visto mis abdominales desde el '93.

Es gracioso. Las descripciones del menú son engañosas. Probé este sándwich y mdash, no quiero tirar el lugar debajo del autobús y mdash donde dije: "Oh, esto es todo", y fue uno de los peores sándwiches que he probado. Literalmente tenía todas las cosas que me encantan: aguacate, huevo frito y mdash estos ingredientes geniales, untuosos y deliciosos. Mierda-o-rama.

De nuestros tres finalistas, No creo que haya más de cinco ingredientes en cada sándwich. Un sándwich tiene tres ingredientes. La carne, sin embargo, toma más de un día para preparar la salmuera, el condimento, la pompa y la circunstancia.

Los tres mayores fracasos del espectáculo & mdash y creo que es un espectáculo realmente bueno, pero seré honesto & mdash no tuvimos la oportunidad de hacer un sándwich de desayuno. No hicimos un Banh Mi & mdash y ese podría ser mi tipo de sándwich favorito. Y no conseguimos un atún derretido. No es que crea que estas cosas son un factor decisivo, pero son clásicos.

El otro gran fastidio es que había un lugar que quería hacer en la Costa del Golfo y se quemó, como, dos semanas antes de que íbamos a venir. Era un lugar llamado The Shed en Ocean Springs, Mississippi. Fue genial. Tienen otras ubicaciones, pero no era lo mismo. Hacen un sándwich de punta de costilla con su ensalada casera, y es la esencia de la barbacoa de la Costa del Golfo. Lo suficientemente dulce, lo suficientemente ahumado, un poco de picante.

Tenemos sándwiches BLT ahí, tenemos queso a la parrilla, tenemos filetes de queso, cerdo desmenuzado, pechuga. Y luego tenemos algunas cosas raras.

Los sándwiches de desayuno son una cura para la resaca tanto como una forma de empezar el día. Mi director y yo tuvimos este diálogo sobre ellos. Teníamos tocino, huevo y queso en un rollo Kaiser, papas fritas. Realmente se redujo a la elección de la bebida. Dije fuente de Coca-Cola. Dijo: "No, tiene que ser agua vitaminada". Yo era como, Ya ni siquiera puedo hablar contigo.

Eso es lo hermoso sobre crecer en Nueva York. Con el tocino, el huevo y el queso, a veces es más grasosa la parrilla, cuanto más sombreado el lugar, mejor, donde tienen el poco peso de tocino que parece una paleta que dejan caer sobre el tocino como un ladrillo, y el tocino tiene Hace mucho que renunció al fantasma. Ni siquiera es queso americano y mdash dice "comida de queso" allí o algo así.

El sándwich porno He acumulado en este teléfono.

No siempre pude elegir los sándwiches Quería hacerlo, simplemente desde el punto de vista de la producción. Encontré este sándwich espectacular en Austin, pero era de un carrito de comida que podía caber [señalando] desde el final de esta mesa hasta la pared, entonces traté de imaginar a seis de mis miembros de la tripulación, dos cámaras y los instrumentos de iluminación en un camión de leña en Austin a fines de mayo. ¿Por qué no los mato?

Recibo ofertas de gente para asociarse en restaurantes, izquierda, derecha y centro. Todavía no voy a meter la cabeza en la guillotina porque, habiendo trabajado en la industria desde que tenía trece años, ahora sé que ser dueño de un restaurante sí lo es. Es peor que tener un chihuahua. Probablemente una metáfora que nunca se ha hecho, pero quiero decir, tienes que estar al tanto de eso.

Al final del día, Descubrí que, en el mejor de los casos, el sándwich es tu imaginación unida por dos piezas de pan.


America & # 039s Mejor cocinero

Dieciséis de los mejores cocineros aficionados del país llegan a Nueva York para tener la oportunidad de ganar 50.000 dólares y el título de Mejor cocinero de Estados Unidos. Pero primero, deben competir para representar a su región, en uno de los dos lugares del equipo de Superstar Chef Mentor. El chef de hierro Michael Symon elegirá del norte, el chef de hierro Cat Cora tomará el sur, el chef de hierro Alex Guarnaschelli se dirigirá hacia el este y el chef estrella de Food Network, Tyler Florence, representará a occidente. Los Mentores elegirán sabiamente, ya que también estarán fuera de la competencia si sus dos cocineros son eliminados.

Comienzan los juegos

Ahora que los mentores han seleccionado a sus equipos, comienza la verdadera competencia. En su primer desafío, los cocineros tienen la tarea de elevar los clásicos de la cocina. La jueza invitada Chef Anne Burrell decidirá qué cocineros irán al desafío de eliminación, La olla a presión, donde deben convertir una pechuga de pollo simple en un plato increíble si quieren permanecer en la competencia.

Pico de azúcar

Esta semana, los siete cocineros restantes enfrentan el desafío más temido en los concursos de cocina: el postre. El chef Ron Ben-Israel se unirá como juez invitado, pero el viaje de un cocinero a la sala de emergencias también puede determinar quién se va a casa.

Mentor Meltdown

Esta semana, los cocineros se enfrentan a la tendencia gastronómica más popular, el brunch y su juez más intimidante hasta el momento, Iron Chef Geoffrey Zakarian. Uno de los mentores tiene una reacción muy fuerte cuando un cocinero ignora su dirección durante el desafío.

Siete platos mortales

Con solo una semana antes de la final, los cinco cocineros que quedan en la competencia tienen el desafío de cocinar con ingredientes intimidantes que pueden dejar perplejos incluso a los chefs profesionales, como codornices, pulpos e hígados de pollo. El juez invitado, el chef Marcel Vigneron, determinará quién se enfrenta a la eliminación.

Final de Thunderdome

Los últimos cuatro cocineros competirán en tres desafíos para determinar quién es el mejor cocinero de Estados Unidos y ganará el gran premio de $ 50,000. Después de cada desafío, el juez invitado, el chef Bobby Flay, eliminará a un cocinero hasta que solo un cocinero y un mentor salgan victoriosos.


Bostón

Una nueva generación de chefs de la granja a la mesa ha dado vida a una escena gastronómica que antes se limitaba a unos pocos franquiciadores atrevidos en medio de las copas de sopa. El escondite de los comedores de Cambridge para niños geniales incluye a Shepard (en la foto) con su menú de temporada en constante cambio Jason Bond's Twinkly, 28 asientos Bondir y Alden & amp Harlow, donde el chef Michael Scelfo muestra un ingenio consciente de sí mismo con su "Ubiquitous Kale Salad". " Una comida de varios platos de platos modernistas le espera en el mostrador de degustación de Somerville, copropiedad de Peter Ungár, de formación clásica, y su esposa Ginhee. Si todo el alboroto y la delicadeza lo hacen anhelar un simple clásico de Beantown, visite la chabola James Hook + Co. frente al mar para disfrutar de un rollo de langosta con mantequilla (el mejor de la ciudad, según Bostón revista).


Esta es la cadena de comida rápida más odiada de Estados Unidos

A pesar de su ubicuidad, los estadounidenses dicen que este es el restaurante de conveniencia menos favorito.

Shutterstock / frantic00

Los estadounidenses no están de acuerdo en innumerables cuestiones, desde la política hasta los deportes y la pronunciación correcta de la palabra "caramelo". Sin embargo, hay un tema en el que los estadounidenses están más que dispuestos a unirse: proclamar su desdén por un restaurante de comida rápida particularmente difamado. Una nueva encuesta, que fue compilada con datos de The Daring Kitchen, escaneó menciones de restaurantes de comida rápida odiados en más de 180,000 tweets geoetiquetados. Los resultados, publicados por KUTV, afiliada de CBS, encontraron que había una cadena de comida rápida en particular que atrajo la mayor parte de la reacción de los clientes: Burger king. De hecho, se descubrió que la cadena de hamburguesas, que tiene más de 7.200 ubicaciones en los EE. UU., Es la cadena de comida rápida más odiada en 15 estados distintos.

Sin embargo, Burger King estaba lejos de ser la única cadena de comida rápida que se ganó una considerable ira de sus clientes. La encuesta registró menciones de Burger King, McDonald's, Taco Bell, Wendy's, Arby's, KFC, Jack in the Box y White Castle, revelando qué cadena obtuvo las calificaciones más bajas en cada estado. Siga leyendo para descubrir qué cadena de comida rápida es la menos popular donde vive. Y para conocer la tienda con la que la gente se siente más frustrada, consulte Esta tienda tiene el peor servicio al cliente de Estados Unidos.

Lea el artículo original en Mejor vida.

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: Jack en la caja

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Arby's

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Y para recibir más historias geniales directamente en su bandeja de entrada, suscríbase a nuestro boletín diario.

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Arby's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Arby's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Wendy's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Arby's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Wendy's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: KFC

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock / Real Window Creative

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Wendy's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Wendy's

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: Castillo Blanco

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: KFC

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

iStock

La cadena de comida rápida más odiada: KFC

Y si se está preguntando dónde la gente puede tener un anhelo serio de comida reconfortante, este es el estado más drogado de Estados Unidos.

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Taco Bell

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: KFC

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: McDonald's

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Burger king

Shutterstock

La cadena de comida rápida más odiada: Wendy's

Shutterstock

America & rsquos Best Cities for Foodies 2015

Cuando visita Los Ángeles, la restauradora de Las Vegas Elizabeth Blau, recientemente nominada a un premio James Beard, no se preocupa por los asientos de primera en los restaurantes. & ldquoLa primera vez que fui a Gjelina, & rdquo, ella dice sobre el aclamado Venice caf & eacute, & ldquow obtuvimos pizza y ensaladas en el área para llevar, y luego las comimos mientras estábamos sentados en cajas de leche en el callejón. Fue tan bueno. & Rdquo

No es de extrañar, Blau dice que planea sus viajes a restaurantes, panaderías y mercados, aunque muchos Viajes + Ocio los lectores darían fe de que no es necesario ser restaurador para viajar por el estómago. Como parte de la encuesta de Ciudades Favoritas de la revista & rsquos America & rsquos, los lectores clasificaron 38 ciudades por cualidades como calles transitables, atractivo histórico y galerías de arte, que, para algunos viajeros, son simplemente agradables para matar el tiempo entre comidas.

Los lectores también clasificaron las 10 características más codiciadas de una ciudad, desde las indulgencias de comida callejera, café y panaderías a un costo relativamente bajo hasta mercados gourmet de especialidades, bares de vinos y restaurantes de alta gama dirigidos por chefs. (Y agregando muchas hamburguesas, pizzas, cervezas artesanales y sándwiches).

Entre los ganadores, algunos quizás impulsados ​​en las encuestas por sus entusiastas lugareños, encontramos varios ganadores y nominados de James Beard, así como algunos giros fabulosamente creativos de los clásicos: & ldquohot chicken & rdquo en Nashville, bison tartar en Minneapolis y platos de degustación de pepinillos en Chicago.


10 comidas estadounidenses favoritas de todos los tiempos

Aquí están los 10 alimentos estadounidenses más populares de todos los tiempos.Cuando pensamos en los clásicos estadounidenses, nuestra mente salta a los reconfortantes recursos con los que crecimos: salchichas, pollo frito y galletas con chispas de chocolate. A lo largo de los años, esta cocina nos ha dejado tal huella que parece que, en algún momento u otro, todo el mundo tiene un pequeño romance con ella. Con el toque de larvas estadounidenses por todas partes, también se ha transformado de delicioso a glorioso en la India. Y este fin de semana del 4 de julio, una fiesta totalmente estadounidense es justo lo que necesita para celebrar las infinitas creatividades culinarias de la nación. Presentamos nuestra lista de sus 10 alimentos más deliciosos de todos los tiempos. Esta selección cubre toda la gama, desde los alimentos básicos del verano hasta los favoritos de comida reconfortante. (Es posible que desee leer esto con una hamburguesa en la mano). (La 'comida reconfortante' calma, pero a costa de la salud)10. Salchicha de desayuno¿Te encanta despertarte con el olor de las salchichas por la mañana? Sin duda, es la mejor manera de comenzar el día. Llamando a todos los amantes del cerdo, este alimento básico americano va bien con manzanas, cebolla, mostaza, repollo y tomates. Se originó como una forma para que los agricultores hicieran uso de la mayor cantidad posible de su ganado, con salvia seca como ingrediente clave junto con una variedad de especias. Sin esfuerzo pero lujoso, es perfecto para un desayuno abundante o un brunch dominical. Tenga cuidado con: salchichas afrutadas, scrapple, salchicha con huevos desmenuzados o salsa(Salchichas a la brasa)9. Galletas con chispas de chocolate"Una dieta balanceada es una galleta en cada mano". Así que tomemos un momento para agradecer a Ruth Wakefield de Massachusetts, a quien se le ocurrió la brillante idea de agregar chocolate a sus galletas de mantequilla en algún momento de la década de 1930. Si está loco por las galletas como nosotros, hornee un lote de galletas masticables y crujientes para obtener su dosis de chocolate, y lleve esta delicia reconfortante a un nivel completamente nuevo. ¿Puedes sentir la liberación de serotonina?Cuidado con: Nuestro Galletas con chispas de chocolate8. S'moresPegajoso, meloso, cálido y dulce: nada evoca vacaciones familiares y acampar sin preocupaciones bajo las estrellas como esta comida clásica estadounidense. Los S'mores son básicamente malvaviscos tostados y una capa de chocolate intercalada entre 2 piezas de galleta Graham. Es el más simple de los postres, desordenado y delicioso. ¡Más por favor! (Apostamos a que no puedes tener suficiente). Así que afila esos palitos de malvavisco y celebra el cumpleaños de Estados Unidos.Cuidado con: S’mores y Pop Tarts de Hershey(Malvaviscos)7. Cronut¿Qué obtienes cuando cruzas un croissant con una rosquilla? Presentamos: Cronut. ¡La locura gastronómica actual por el cronut lo convierte en el bocadillo más buscado del mundo! Elaborado con masa laminada, primero se leuda y luego se fríe en aceite de pepitas de uva a temperatura controlada. A continuación, la masa frita se azucara, se rellena y se glasea. El cronut fue una creación única del pastelero francés Dominique Ansel y se lanzó en mayo de 2013 en Nueva York. Con la frescura de los croissants y la bondad de las donas, no hay nada mejor que esto.Cuidado con: los cronuts clásicos del chef Dominique Ansel(¿Una masa crocante con tu té? Londres devora la nueva moda de la repostería)6. Pollo y gofresHace muchos años, un genio desconocido decidió combinar todas las mejores partes de una cena de pollo frito con todas las mejores partes de una pila de gofres para crear este alimento básico dulce y sabroso para el desayuno. Su creación continúa deleitando a los estómagos de todo el mundo. Originario de Estados Unidos, el pollo frito es la cosa más crujiente y deliciosa que jamás pondrás encima de los waffles. ¡Una delicia pecaminosa que seguramente no te puedes perder!Tenga cuidado con: pollo frito combinado con waffles, mantequilla y almíbar (muy popular en Baltimore, Maryland)(Waffles para el desayuno y más)5. PanquequesCuando se trata de desayunos estadounidenses típicos, hay un favorito: los panqueques. Las variaciones abundan, pero no puedes equivocarte con una pequeña pila de flapjacks esponjosos. Los panqueques son básicamente pasteles planos, a menudo delgados y de forma redonda, preparados con mantequilla a base de almidón y cocidos en una superficie caliente. Se pueden completar con una variedad de condimentos como jarabe de arce, frutas, tocino, huevo y, por supuesto, salsa de chocolate. Sí, los panqueques hacen feliz a la gente.Tenga cuidado con: panqueques de suero de leche, panqueques de banana y nutella, panqueques de arándanos americanos(Los mejores panqueques del mundo.)4. Macarrones con quesoEs cremoso, es cursi, es francamente divino: es macarrones con queso. Esta cazuela horneada en el horno se considera la mejor comida reconfortante de Estados Unidos. Consejo: use una buena mezcla de diferentes quesos para obtener los macarrones con queso más sabrosos. Además, completa con un afeitado de parmesano. Oh, tan delicioso y demasiado bueno para ser verdad, los macarrones con queso son una mezcla perfectamente complementaria. Ganó popularidad después de que Thomas Jefferson lo introdujera en los Estados Unidos. Si bien ningún inventor puede reclamar la receta clásica de macarrones con queso, todos tienen una versión favorita del plato.Cuidado con: Macarrones con queso con verduras (brócoli, coliflor, guisantes y zanahorias), Macarrones con queso con jamón(¿Te encantan los macarrones con queso? Consejos para hacerlo bien)3. Perros calientesNo hay nada más americano que un perrito caliente básico, intercalado entre un panecillo en rodajas, cubierto con un garabato de salsa de tomate y mostaza. La salchicha fue creada a finales del siglo XVII por John Geoghehner, un carnicero de Alemania. Se popularizaron en Chicago en 1893. El perro caliente favorito de todos es básicamente una salchicha cocida que tradicionalmente se asa a la parrilla o al vapor. Adorne con mostaza, salsa de tomate, mayonesa, cebolla, condimento, queso y chile.Tenga cuidado con: Hot Dogs de Nueva York con chili y ensalada, Chilli Dogs(Cómo comer: perritos calientes)2. Tarta de quesoCremoso, suave, divino… Sí, los adjetivos que describen el sabor de una tarta de queso provocan hambre. Este postre que se derrite en la boca aporta un acabado brillante a cualquier comida. Gracias a Dios por William Lawrence, quien "accidentalmente" hizo queso crema. La base de galleta mantecosa cubierta con queso crema y toneladas de condimentos te dejará con ganas de más. Arregle con frutas, crema batida, nueces o incluso sirope de chocolate.Tenga cuidado con: Cheesecake de Nueva York, Cheesecake de arándanos, Cheesecake de Filadelfia1. HamburguesaEsta es una prueba de que Dios nos ama y quiere que seamos felices. Seamos realistas: ¿a quién no le apetece una hamburguesa realmente buena y jugosa en un bollo recién hecho? Está en el menú de casi todos los restaurantes estadounidenses. Cuenta con queso pegajoso, tomate, lechuga y una salsa de pepinillos. Pida que la carne esté a medio cocer y personalice sus aderezos como más le guste, con cebollas caramelizadas, mostaza, mayonesa y condimentos. Los estadounidenses afirman ser los primeros en combinar dos rebanadas de pan y un bistec de carne molida en un "sándwich" de hamburguesa.Tenga cuidado con: hamburguesa de cordero, hamburguesa con queso, hamburguesa de pollo, hamburguesa de tofu(¿Qué hace que la hamburguesa sea perfecta?)

# 6: Necesitas establecer tu cultura

Al abrir un restaurante, debe saber que es mejor establecer la cultura de su empresa desde el principio que dejarla evolucionar con el tiempo.

Por ejemplo, si desea inculcar una cultura de servicio al cliente, esto debe provenir de usted desde el principio. No quiere que unos pocos empleados le dicten esto.

También desea decidir cómo tratará a su personal. Esto es importante porque la forma en que trata a su personal se reduce a cómo tratan a sus clientes. (tuitea esto)

Poner a sus clientes en primer lugar es vital para su éxito y, a menudo, esto comienza con su equipo.


Los pasteles de natillas tienen un relleno espesado con huevo que es un poco más firme que la crema pastelera. Se hornea una mezcla de huevos, lácteos y azúcar hasta que se asiente en una sola corteza. Una vez enfriada, la natilla es un relleno cremoso y ligeramente a huevo que se adhiere a la corteza. Una tarta de natillas se hace cuando el centro aún se tambalea suavemente (165 grados es típicamente el punto óptimo para la cocción). Los pasteles de crema pastelera demasiado cocidos pueden tener rellenos granulados y gomosos. A veces cocinamos las natillas en una cacerola antes de agregarlas al pastel para darle una ventaja inicial, esto asegura que se hornee rápidamente para que los bordes de las natillas no se cocinen demasiado antes de que el centro se endurezca. Las natillas se pueden infundir con casi cualquier sabor que puedas imaginar.

De izquierda a derecha: Pastel de ángel de chocolate (pastel de merengue), Tarta de frutas de ciruela y frambuesa (tarta) y Galette de fresa con albahaca confitada y balsámico (galette).


Ahora recibirá actualizaciones de Traveller Newsletter

Reciba las últimas noticias y actualizaciones por correo electrónico directamente en su bandeja de entrada.

Al enviar su correo electrónico, acepta los términos y condiciones y la política de privacidad de Fairfax Media.

¿Las comidas más tristes de todo mi año? Nada puede compararse con el almuerzo y la cena en el bar de deportes que ni siquiera pueda preparar bien su plato estrella. No estoy seguro de qué es más una parodia, las alas escuálidas (elige tu veneno: tradicionales o deshuesadas) o los palitos de zanahoria leñosos que las acompañan. Las salsas varían de justas (jerk caribeño) a sombrías (parmesano-ajo), y no puedo evitar pensar en ellas como máscaras en lugar de mejoras. Por otra parte, las alitas fritas deshuesadas de fábrica podrían usar un impulso tal como están, saben a KFC sin cada una de esas 11 hierbas y especias secretas, excepto la sal. Se pone peor. Los "tacos callejeros", tortillas de harina blanda y sin sabor que contienen suaves gomas de borrar a la parrilla (pollo, según el menú) salpicadas con aderezo ranch, hacen un flaco favor a los camiones de comida en todas partes. Hay muchas hamburguesas de frijoles negros malos por ahí, pero este lugar se lleva el trofeo, para peor, por el disco negro crujiente que se dobla cuando muerdes. Las docenas de televisores, la mayoría dedicados a los deportes, te obligan a apartar la mirada de la comida, algo bueno si se tiene en cuenta cualquier cosa, en su mayoría beige, en su mayoría frita, ni siquiera pienses en pedir una ensalada, que hay sobre la mesa. El único momento que me dio algún alivio durante la competencia de resistencia fue cuando paso junto a un tipo que llevaba una gorra roja demasiado familiar cuyo mensaje me desconcierta: "Haz que los racistas vuelvan a tener miedo". En pocas palabras: es mejor perderse una comida que encontrarse en este ruidoso, chillón y completamente desalmado restaurante solo de nombre.

Reclame la fama: Salsas y condimentos que ofrecen una personalización infinita.

Lo mejor del grupo: recibir el cheque.

Manténgase alejado de: Todo menos la cerveza.

Tidbit: la cantidad de televisores varía según el tamaño de la sucursal. La mayoría están equipados con 50 o más.

Momento decisivo: averiguar dónde ir para una comida real después.

9. IHOP

Una pila en la International House of Pancakes. Foto: Alamy

Probablemente lo mejor que se puede decir sobre la comida en uno de los escenarios más genéricos es que los panqueques son esponjosos (si un poco salados), el omelet de verduras es tan verde con espinacas frescas como amarillo por huevos y lata de pan de centeno veteado. Convierta incluso una desafortunada hamburguesa de ternera y queso apenas derretido en un sándwich bastante bueno.

Al final, el servicio me deja un mejor sabor de boca, aunque una vez tuve que salir a buscar a mi mesero para pagar mi cheque. (Ella estaba en una pausa para fumar.) Saludo la honestidad, ya que la noche pregunto por la sopa del día y me dijeron que es "papa, pero estamos al final, y no haría eso para tú." Y admiro a un mesero que puede leer una mesa apresuradamente, ya que el de la mañana sirve "un buen café caliente para ustedes, caballeros. Parece que necesitan volver a la oficina". Dos de nosotros pedimos lo suficiente para cuatro, una sección transversal del menú de plástico. "Si te comes toda esa comida", dice el servidor, "te voy a dar un abrazo". Diez minutos después, un compañero y yo mordimos una hamburguesa seca con queso servida en un panecillo algodonoso, levantamos una tortilla blanda y correosa repleta de pescado que parecía estar frito en una camisa de fuerza y ​​tratamos de decidir cuál era más una bomba de sal: la delgada. bistec rebozado o la salsa de crema que lo cubre. Nuestra mesa, en otras palabras, se ha convertido en un campo minado. ¡Sin abrazos para nosotros!

Lema: "Come cada momento".

Lo mejor del grupo: Patty melt, tortilla de espinacas y champiñones (sostenga la salsa holandesa plana).

Manténgase alejado de: hamburguesas, tacos de pescado frito, bistec frito.

Tidbit: Siempre se ofrecen cuatro jarabes (típicamente a la antigua, mantequilla de nuez, arándano y fresa). Los franquiciados pueden optar por intercambiar jarabe de arce real y mora.

Momento decisivo: comer panqueques y desear disfrutarlos en Denny's.

8. Outback Steakhouse

Grado: D

Permítanme sacarlo del camino: la pieza de resistencia aquí es una de las creaciones más vulgares que cualquier cadena haya creado. The Bloomin 'Onion contiene más grasa, más sal, más culpa que cualquier firma que se me ocurra. Entonces, ¿por qué mi grupo está despojando a la verdura del tamaño de una pelota de béisbol de sus pétalos grasientos como si estuviéramos en una carrera, aunque sabemos que después nos sentiremos como ballenas varadas? Porque los estadounidenses no pueden resistirse a la comida justa exagerada, ni siquiera en sus restaurantes. También porque las tiras de cebollas calientes sumergidas en algo fresco y cremoso (imagina mayonesa teñida de ketchup con un ligero bocado) es una combinación bastante adictiva.

La gente viene aquí por bistec. No deberían. Si bien la carne se ve como la parte del bistec en la que desea cortar, los cortes que pruebo tienen un sabor manso. Las alternativas a la carne de res aquí (pasteles de cangrejo con pan, costillas de cerdo áridas) son casi tan tristes. Una excepción a la regla es el pollo, específicamente el pollo a la parrilla húmedo con una costra de parmesano con hierbas y una guarnición de tomates y albahaca; todo tiene un sabor más fresco que las zanahorias leñosas montadas en la escopeta. No se deje engañar por el menú o la decoración al aire libre. Outback Steakhouse tiene tanto en común con Australia como Olive Garden con Italia. El mejor plato resulta ser el postre: pastel de zanahoria con especias con hilos reales de zanahoria en cada gran rebanada y una capa de glaseado.

Cocina: bistec y una noción fingida de lo que se está cocinando en Australia.

Reclamo a la fama: la cebolla Bloomin 'de 1.950 calorías, suficiente para seis.

Lo mejor del grupo: vino por copa servido en garrafas individuales, puré de papas con ajo, pollo con hierbas parmesanas, pastel de zanahoria con especias.

Manténgase alejado de: pasteles de cangrejo, tacos de pescado en tortillas de cuero, costillas de cerdo, camarones "volcán" no muy calientes y rebozados.

Tidbit: El tema australiano de espíritu libre se eligió en parte sobre la base del éxito de la película de Hollywood de 1986 "Crocodile Dundee".

Momento decisivo: el pan integral gratis aparece con un cuchillo de carne hundido en la hogaza vagamente acaramelada.

7. Langosta Roja

langosta roja Foto: Shutterstock

La langosta roja es ideal para los comensales azules, al menos aquí, donde el protagonista se puede encontrar esparcido en una pizza delgada pero pastosa con una carpeta de mozzarella, y se cuece al vapor y se divide para revelar mariscos que saben. . . no mucho sin mantequilla derretida, mucha. Las almejas también causan una mala impresión, ya sean las pocas en un tazón de sopa pastosa con papas harinosas o se ofrecen como tiras fritas masticables. El salmón bien podría haber nadado de un banquete. A veces, la parte más náutica de mis visitas son los adornos en las paredes: pinturas de faros y banderas de señales enmarcadas. Tal vez me sentiría diferente en compañía de Beyonce, quien le gritó a la cadena en "Formación".

Las excepciones me dan esperanza. Si las garras del cangrejo de las nieves requieren algo de trabajo para abordarlas, al menos su rendimiento es dulce. Y los camarones de Yucatán, entre los nuevos platos de "degustación" de la cadena, se benefician de la piña caramelizada en cubitos y el picante de los jalapeños. Sin embargo, al final, las partes preferidas de una comida pueden ser las galletas calientes y esponjosas que inician cada comida y la ensalada de col recién cremosa que puede pedir como acompañamiento. ¿Alguien quiere un sándwich de ensalada?

Reclamación de la fama: galletas tan populares que su mezcla se vende en los supermercados.

Lema: "Ahora esto es marisco".

Lo mejor del ramo: galletas de queso, camarones de Yucatán, camarones de coco, patas de cangrejo.

Manténgase alejado de: pizza de langosta pastosa, almejas fritas, pollo glaseado con arce que sabe como un problema de avión, langosta al vapor, pastel de lima de los Cayos dolorosamente dulce y denso.

Tidbit: La cadena vende 395 millones de galletas cheddar al año.

Momento decisivo: "¿Alguna vez te cansas de las galletas?" Le pregunté a un camarero veterano que me dijo que bailaba al lado. "No lo sé", respondió, girando las caderas. "¡Porque tengo que tener cuidado con esto!" dijo, golpeando juguetonamente su trasero.

6. Chili's Grill & Bar

Si todo lo que comieras fueran las costillas que engendraron uno de los jingles de restaurantes más populares de todos los tiempos (¡no empieces a cantarlo!), Te preguntarías de qué se trata tanto alboroto. Ninguna cantidad de salsa barbacoa oculta el hecho de que la carne está seca. (Al igual que las papas fritas, las costillas son un plato que las cadenas parecen tener dificultades para clavar). Como ocurre con muchos restaurantes en los niveles superiores de la cadena alimentaria, lo mejor que puede hacer es anticipar o concentrarse en los aperitivos. Chili's te lo pone fácil con su Triple Dipper, tu elección de tres bocadillos. Concéntrese en las sabrosas mini-hamburguesas, los aros de cebolla condimentados y los deliciosos rollos de huevo del suroeste rellenos de maíz y frijoles negros.

En otra parte del menú, Chili's intenta y no cumple con algunas modas de comida. La mazorca de maíz blanda untada con mayonesa y estallidos de especias fuertes es una mala manera de replicar el elote loco (maíz loco), un alimento básico de la calle mexicana, y un pastel fundido de caramelo salado empalagoso en forma de volcán parece usar masa para panqueques en su base. En cuanto a la pasta cajún, el penne con pollo o camarones en salsa de crema es salado con parmesano, un gomito. Simple es mejor. Rib-eye comes with a nice beefiness and a scoop of mashed potatoes loaded with bacon, cheese and scallions. Trying to eat healthfully lands you disappointments, including a "Caribbean" salad strewn with Mandarin oranges, pineapple and red bell peppers, along with a honey-lime dressing that tastes more like a dessert topping. I have to say, though, that the stinging citrus-chile sauce on the overcooked salmon, from the "Guiltless Grill" section of the menu, keeps the dish from being served DOA.

Cuisine: American with a Southwest touch.

Claim to fame: The earworm to promote Chili's baby back ribs.

Slogan: "Like no place else."

Best of the bunch: Southwestern egg rolls, mini-burgers, panko onion rings, rib-eye.

Steer clear of: Caribbean salad, Cajun pasta, salted caramel cake.

Tidbit: The creative director behind the chain's song (brought back this year) says he's never eaten Chili's ribs.

Defining moment: Ice-cold "tableside" guacamole is simply dropped off at, well, the side of our table.

5. Applebee's Neighborhood Grill & Bar

Eat out in enough full-service chains, and the similarities become clear: None of them can cook broccoli right. Salmon is almost always overdone. Napkins are doled out like club passes on the Strip in Vegas. Bigger is often perceived as better. (When a friend's sangria, a ringer for spiked apple juice, shows up in a glass the size of a bird bath, I hear Miss Piggy in my head: Never eat anything bigger than your head, a rule that could also apply to drinks.) Also, if you don't feel like talking, you can often play games on the tabletop tablets, a distraction that also allows you to pay, even split bills, without interacting with your server.

All of the above is true at Applebee's, which nevertheless offers sufficient choices on its multiple plastic menus in its rec-room-dressed dining rooms to keep the brand interesting for discerning eaters. Skeptics can warm up to the mildly zesty Sriracha shrimp presented on tortilla strips and agreeable chicken tacos, the filling tucked into its wonton shells with a light slaw. Forget the arid ribs with their vaguely sweet glaze and the whiskey-bacon burger, best for its fried onion ringlets. Better than you might expect are the juicy-enough steak on the surf-and-turf combo and slices of lemony grilled chicken arranged on quinoa jazzed up with dried cranberries. The latter is a rarity among the chains: something relatively healthful that you could imagine actually finishing.

Claim to fame: $1 margaritas (Dollaritas) and Long Island Iced Teas.

Slogan: "Eatin' good in the neighborhood."

Best of the bunch: Sriracha shrimp, crunchy-spicy chicken wings, steak quesadillas, skin-on mashed potatoes, grilled chicken with quinoa and cranberries.

Steer clear of: Ribs, salmon, apple chimicheesecake (caramel apples and cheesecake wrapped in a tortilla and fried).

Tidbit: The original 1980 menu included quiche and quail.

Defining moment: A server says he won't charge us for playing games on our table screen, but then adds the cost ($1.99) to our bill.

4. Olive Garden

Unlike some of its competition, Olive Garden smells as if actual cooking is going on: The scents of Parmesan and garlic hang in the air when I walk in. I'm further charmed by the honesty of the bartender when I ask her for the best white wine, and she says, "I'm supposed to say Porto Vita, our house white," then suggests an unoaked chardonnay, Seven Suns, is superior. Of all the chain restaurants I surveyed, this one aspires to a modicum of sophistication servers are more than happy to proffer tastes of wines.

Brick arches and sepia photographs play up an Italian theme, but the popular breadsticks - pillowy wands seasoned with garlic salt, brushed with margarine and palatable only when warm - are wholly American, as is the kitchen's tendency to overcook its pastas. Steer clear of the three-dishes-on-one-platter Tour of Italy, whose chicken parmigiana and gloppy fettuccine Alfredo taste like nothing I've encountered in the Old World. (The herbed lasagna on the plate makes a better port of call.) A new item, citrus-glazed salmon served on "creamy citrus" Alfredo sauce, is by turns sweet and dull. You don't have to be a vegetarian to appreciate the fresh-tasting minestrone, thick with beans and tomato, and serious comfort can be found on a plate of spaghetti and meatballs, a "create your own pasta" selection. "More salad? More soup?" the friendly severs repeatedly ask. What the restaurant lacks in finesse it makes up with generosity.

Claim to fame: Unlimited breadsticks and bottomless salad bowls.

Slogan: "We're all family here."

Best of the bunch: Gratis wine tastes, minestrone, spaghetti with meatballs, tiramisu.

Steer clear of: Sangria that tastes like Kool-Aid for adults, Tour of Italy (not!).

Tidbit: The first restaurant was opened in 1982 by General Mills.

Defining moment: The menu suggests you wash back fried lasagna bites with Blue Moon on draft.

3. Texas Roadhouse

Texas Roadhouse Photo: Shutterstock

Talk about a howdy! Country music welcomes customers even from the outside. En route to a table, diners pass a scarlet display of raw meat that primes carnivores for lunch or dinner. Buckets of in-their-shell peanuts help stave off hunger while you peruse the menu. Like a number of chains, this one makes some noise for birthday celebrants, but this pine-walled roadhouse is the only brand I know that invites them to sit on a saddle-on-wheels while they're being feted with staff-led cheering and clapping. Beef is your friend here, be it in a bowl of zippy chili, chopped steak under a cover of cheese and caramelised onions or an agreeable rib-eye cooked the colour you ask and best paired with mashed potatoes cratered with cream gravy.

The initial bear hug of hospitality, which includes a drop-off of fresh-baked, butter-brushed, slightly sweet rolls, can't mask some flaws, among them stiff catfish and dry pulled pork, the mass humiliated with a sweet barbecue sauce. (And my sticky plastic menu makes me wish more chains wiped their lists down, along with booths, after every use. No one wants to feel a stranger's fingerprints.) But this establishment does enough well to become your choice between like brands. Indeed, the most pleasant surprise is the Cactus Blossom, a whole deep-fried onion, each bronzed slice crunchy, peppery - and far less greasy - than the bloomin' draw at the place that pretends to take you Down Under.

Cuisine: Steaks with a Western theme.

Claim to fame: Steaks cut by hand and fresh-baked bread.

Slogan: "Legendary food, legendary service."

Best of the bunch: Most anything starring beef, mashed potatoes, Cactus Blossom.

Steer clear of: Pulled pork (dry) and catfish (stiff).

Tidbit: Each branch employs a butcher and a baker.

Defining moment: Looking for the restroom, I'm pointed to the "outhouse" sign.

2. Denny's

Breakfast at Denny's Photo: Alamy

The cheeseburger? It's a whopper. Bite down on the construction, built with a bun that's freckled with sesame seeds, and the crusty patty might squirt juices - you know, like a decent hamburger might. The piping-hot fries are memorable more for their churro-like ridges than any potato flavour, but that means you might have room for the brownielike chocolate lava cake, a knockoff of the molten chocolate cake made famous decades ago by the esteemed Jean-Georges Vongerichten in New York. (Chains are good at identifying fancy food trends and rethinking them for the masses.)

Breakfast is a 'round-the-clock option. I'm partial to the fluffy pancakes with their lacy edges, and I'd like the "loaded" breakfast sandwich more if its shaved ham was less salty and the swollen package was easier to tackle my scrambled eggs slipped out when I chomped down. My go-to entree is spaghetti and meatballs, offered with a sauce that bridges sweetness and tang, and a buttery cushion of garlic toast. Lighter options include a pleasing chicken soup, sweet with carrots, and a dish of fresh fruit that brought together strawberries, apples and grapes. "Lemon for your water?" a server asks, just as waiters do in more upscale settings. My Uber driver asks for my review when he picks me up at what he said was his favourite location in Washington. Turns out he likes to go on Sundays, when gospel music is part of the mix. Then and there, he tells me, "It feels like my grandfather's." Proof, in other words, that chains can be personal.

Claim to fame: The Grand Slam, starring pancakes, eggs, bacon strips and sausage links.

Slogan: "America's diner is always open."

Best of the bunch: Pancakes, hash browns, spaghetti and meatballs, warm chocolate lava cake.

Steer clear of: Seasonal specials such as pancakes smothered in what tastes like white chocolate with orange zest.

Tidbit: The chain made a special menu for several Hobbit movies.

Defining moment: Getting a Value Menu, with meals for as little as $4.

1. Cracker Barrel Old Country Store

Especially after eating a lot of food that tasted as if it came from a factory rather than a kitchen, it was clear: No other chain restaurant in my months-long survey comes as close to home cooking as this operation. If the chicken dumplings are a little doughy and the corn bread muffins prove a tad salty, just about everything else that crossed my lips in this barn-size dining room dressed with lanterns and license plates is something I'd be happy to try again. Seconds, please, of the tasty meatloaf streaked with vegetables, tender roast beef with peppery brown gravy, and lemony, skin-on trout fillets, a weekly special. You don't have to eat rich here a side of fruit brims with fresh pineapple, blackberries and blueberries, although the not-too-sweet pecan pie is worth the detour from any diet.

The all-American food is only part of Cracker Barrel's charm. To reach the restaurant proper, you cross a porch set with rocking chairs (they're for sale) and pass through a folksy retail store peddling candy, regional sodas, clothing, toys and Gwen Stefani's Christmas release. Country music and a crackling fire - you read that right, the restaurant comes with a hearth - right any wrong you may have suffered that day, and the service couldn't be more personable. Is the welcome mat out for everyone? An unfortunate history of corporate racism and discrimination has been addressed in recent years with inclusive declarations on the company's website. An imbiber's regret: no wine or beer to enjoy with my meals. Soda glasses are refilled without your having to ask, requests are met with "yes, sir" or "ma'am," and should staff members see you struggling with a bag of leftovers, they rush over to help. Yes, I take what I can't finish home with me. And every bite of those thin, well-seasoned pork chops, part of a "country boy" platter with fried apples and cheesy hash browns, makes me think of my grandmother - a feat matched by no other chain in my survey.

Cuisine: Southern-focused comfort food.

Claim to fame: Shopping and dining under one roof, and firing Brad's wife that time.

Slogan: "Pleasing People" reads the company's mission statement.

Best of the bunch: Meatloaf, pork chops, trout, macaroni and cheese, pecan pie.

Steer clear of: Pasty chicken and dumplings.

Tidbit: Every branch has an ox yoke and a horseshoe over the door and a traffic light over the restrooms.


Ver el vídeo: Top 10 Traditional American Foods